Complementos, Moda, Viajes

Recorriendo Budapest y Cracovia

1 marzo, 2018

¡Hoooooooola a tod@s!

Por fin puedo publicar esta entrada que tenía muchas ganas de compartir con vosotros, he tardado en recopilar las fotos, y creo que al final he hecho una buena selección 😉

A principios de mes me fui de viaje con una amiga, nuestros destinos fueron Budapest y Cracovia. En total estuvimos una semana, nos dio tiempo a casi todo lo que queríamos hacer, aunque yo me hubiera quedado una semana más descubriendo lugares.

¡Eeeeeeeeempezamos!

Primero pasamos tres días en Budapest. Por si no lo sabíais, es una ciudad reciente, formada por la agrupación de dos otras dos ciudades: Buda y Pest, situadas respectivamente en la orilla occidental y oriental del Danubio, no se unificaron hasta 1873.

Pest es la zona más extensa y urbana de la ciudad, por ese lado del río pudimos visitar el Parlamento de Hungría y la Basílica de San Esteban, como lugares principales.

Al otro lado del río encontramos Buda, la histórica capital húngara, dominada por el Castillo de Buda. Entre nuestras visitas, estuvieron la Iglesia Matías (sin el San delante, ya que éste no fue un santo, foto 1), el Bastión de los pescadores y, por último, Ciudadela de Gellért (foto 2).

Ambas ciudades están conectadas por un puente, conocido como el puente de las cadenas, pasear de noche por el río y ver todos los monumentos iluminados es una auténtica pasada, es una ciudad grandiosa. Por la noche visitamos varios ruin pubs, locales abandonados durante la segunda guerra mundial que resucitan en forma de bares (os dejo enlaces a mis videos para que lo veaís).

IMG_1553

IMG_1552

Otra visita obligada era la de las termas. Budapest adquirió el título de Ciudad de los Balnearios, ya que dispone de 118 manantiales, tanto naturales como artificiales. Visitamos el Balneario Széchenyi, que es uno de los recintos termales más grandes de Europa. Estar en una piscina al aire libre con 38º, cuando la temperatura fuera es de -1 grado es una sensación increíble.

 

Por último, os dejo una foto de una de nuestras cenas allí. La comida no me encantó, le ponen mucho pimentón y casi todos los platos tienen muchísima grasa.

Y ahora pasamos al siguiente destino, Cracovia. Tengo que decir que me quedé totalmente enamorada de la ciudad. Todo estaba nevado, la gente fue muy amable y, para mí, tiene un encanto especial. Gracias a los free tour conocí bien toda la historia de la ciudad y de cada monumento, y la verdad es que impresiona bastante.

Nos alojamos en el barrio judío y todo nos quedaba  muy cerca. Visitamos el Castillo de Wawel y su Catedral (foto1), la Sinagoga Vieja, la Barbacana (foto 2), la Plaza del Mercado (foto 3) y Planty (un parque verde que rodea el casco antiguo). Todo ese recorrido lo hicimos con los chicos del free tour, si viajáis fuera de España os lo aconsejo muchísimo. Son tour gratuitos de unas dos horas donde te enseñan las cosas más importante de las ciudades y, al terminar, les das “la voluntad”.

Y ahora os cuento la visita al Campo de Concentración de Auschwitz. Creo que nunca me había impresionado tanto un lugar, a la vez que horrorizarme. Cada pequeño rincón que nos enseñaban, era peor que el anterior y eso, acompañado de una estremecedora historia…ni os cuento. Para los que no conozcáis la historia Auschwitz, fue el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo. Ver donde dormían, en qué condiciones vivían… se me parte el alma.

He visto muchas películas acerca del nazismo, algunas de campos de concentración, pero nunca llegué a imaginar que pudiera ser tan horrible. Ver sus caras, su ropa, sus maletas, tuvo que ser tan duro. Y que tantos hombres pudieran ser testigos de esa barbarie y muchos cómplices, no me entra en la cabeza.

Auschwitz se dividía en tres campos, nosotros visitamos el primero y el segundo que son los que siguen existiendo. El primero es el que se suele ver en las películas, con los barracones de ladrillo y ese cartel en la entrada que pone con mucha ironía “el trabajo os hará libres”. El segundo tiene una extensión increíble, recorrerlo nevado te ponía los pelos de punta. Quizás esta visita ha sido la que más me ha marcado del viaje, pero también la que me ha parecido más interesante.

Estaría hooooras hablando de esto, pero ya acabo que no quiero aburriros. Por último os dejo fotos de alguna de nuestras comidas en Cracovia. Aquí disfruté mucho más de las cosas típicas, las sopas te ayudaban a entrar en calor 😉 La última foto es un panecillo que ellos lo toman como aperitivo, tiene quesito por encima.

Espero que os haya gustado, nos “vemos” pronto, mil besos.

Ah, una de las mejores cosas del viaje es con quién lo compartí, así se disfruta mucho más 😉

“La amistad es más difícil y más rara que el amor.

Por eso, hay que salvarla como sea”

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR